:: VIGILADA MINEDUCACIÓN ::
  • 1

Primera de Tesalonicenses: Contexto, temas teológicos y estructura

Primera de Tesalonicenses: Contexto, temas teológicos y estructura

John Burke, Mg.

Versión PDFMagíster en Divinidades (Teología) del Reformed Theological Seminary en Atlanta y candidato a doctorado en el Miami International Seminary. Profesor de la FUSBC desde el año 2012.
 

Resumen

¿Por qué leer este artículo? Este estudio de la primera carta de Pablo a los Tesalonicenses ofrece los siguientes beneficios al lector. Primero, le ayuda a entender el contexto, la razón de ser, y la estructura de la carta. Segundo, le ayuda a entender como estudiar una carta de Pablo.  Esto incluye entender técnicas de análisis literaria y la teoría de como el mundo grecorromano escribía cartas. Tercero, ayuda a contestar preguntas como las siguientes: ¿Cómo prepararse para hacer una serie de estudios sobre un libro? ¿Cómo entender el funcionamiento de un libro como un todo? ¿Cómo entender el flujo y la secuencia de los temas del libro?

Palabras clave: Tesalonicenses, venida de Jesús, escatología.


Contexto

    Las ideas son influyentes. Tienen consecuencias. Algunas ideas son beneficiosas y traen gran bendición. Otras son extremadamente peligrosas y traen sufrimiento severo. Las ideas de Pablo tenían consecuencias. Ofrecieron beneficios enormes. Pero en el corto plazo parecían tener muchas desventajas sumamente negativas. Las ideas de Pablo fueron peligrosas. Para él y sus seguidores podrían significar persecución, daño físico, pérdida de propiedad, relaciones, y, posiblemente, incluso la muerte. 
Los tesalonicenses deseaban asegurarse de que las ideas de Pablo eran verdaderas, dignas de confianza, y valía la pena arriesgarse por ellas. Pablo les escribe para ayudarles a resolver sus dudas y reenfocarse en los enormes beneficios de continuar en la fe.


Historia de la relación de Pablo con los tesalonicenses

    Durante el segundo viaje misionero, después de que Pablo y Silvano habían sido encarcelados y golpeados en Filipos (1Ts 2:2; Hch 16:12-40), ellos, con Timoteo, visitaron Tesalónica. Pablo predicó en la sinagoga por tres días de reposo o sábados (Hch 17:2). Algunos creen que se quedó en Tesalónica durante varios meses y adelantó algunos negocios (1Ts 2:9). Las razones para pensar esto incluyen: En primer lugar, Primera de Tesalonicenses supone un buen nivel de madurez cristiana y la absorción de una gran cantidad de doctrina cristiana básica. En segundo lugar, Pablo indica que les había enseñado una cantidad considerable de escatología (1Ts 5:1; 2Ts 2:5), que habría sido difícil hacer en tan sólo tres semanas. En tercer lugar, tres semanas no serían suficiente tiempo para establecer un negocio viable. Y en cuarto lugar, los filipenses enviaron ayuda varias veces, lo cual es más probable en un período de varios meses que de unas pocas semanas.

    Durante este tiempo, unos pocos judíos, un grupo considerable de mujeres líderes y un gran número de gentiles temerosos de Dios se convirtieron en cristianos (Hch 17:4). Como resultado, los judíos de Tesalónica llegaron a tener envidia del éxito de Pablo e instigaron un alboroto usando paganos gentiles (Hch 17:5). Intentaron llevar a Pablo en persona ante las autoridades de la ciudad, pero no pudieron encontrarlo. Al no encontrarlo, llevaron en su lugar a Jasón, la persona con quien Pablo se había alojado (Hch 17:6). La acusación era que “todos ellos actúan contra los decretos de César, diciendo que hay otro rey, Jesús” (Hch 17:7). Esta fue una acusación razonable dada la naturaleza escatológica de la predicación de Pablo en Tesalónica, que proclama a Cristo como el Señor y Juez venidero.[1] Jasón fue puesto en libertad bajo fianza. Los creyentes, temiendo por Pablo (y, probablemente, Pablo temiendo por los creyentes que habían pagado la fianza), le enviaron por la noche a Berea (Hch 17:10). A pesar de que Pablo se fue, los nuevos creyentes se enfrentaron con persecución significativa y continua.

    Cuando los judíos de Tesalónica se dieron cuenta que Pablo estaba en Berea, fueron allá y generaron problemas graves para él (Hch 17:13). Así que los cristianos de Berea ayudaron a Pablo a escaparse a Atenas. Más tarde, Timoteo y Silas se reunieron con él en Atenas (Hch 17:14-15; 1Ts 3:1). Pablo todavía estaba preocupado por su repentina salida de Tesalónica y el alto nivel de persecución que los cristianos nuevos enfrentaban allí (que él había experimentado no sólo en Tesalónica, sino también en Berea). Por ello, Pablo envió a Timoteo de Atenas a Tesalónica para averiguar cómo sobrevivían los cristianos allí la persecución y para fortalecerlos en su fe (1Ts 3:2, 6). Es probable que haya enviado con Timoteo otra carta inicial escrita a los tesalonicenses, antes de la que conocemos como Primera de Tesalonicenses. Desde Atenas, Pablo se trasladó a Corinto, donde permaneció año y medio (Hch 18:11).

    Mientras que Pablo estaba en Corinto, Timoteo volvió de Macedonia (Hch 18:5). Pablo estaba muy contento al saber que, a pesar de la persecución, los tesalonicenses estaban firmes en su fe. Timoteo transmitió las preguntas de la iglesia de Tesalónica, así como su propia evaluación de la situación. Quizás también tenía una carta de los tesalonicenses para Pablo. Desde Corinto, Pablo envió a Timoteo de regreso a Tesalónica con una carta de respuesta a las preocupaciones de Tesalónica (y probablemente a las observaciones personales de Timoteo). Esta carta era para ser leída en voz alta (1Ts 5:27), lo que sugiere que un número de creyentes podían haber sido analfabetos. Otra carta se escribiría más adelante. Sabemos que Pablo quería visitar a Tesalónica una segunda vez, a la mayor brevedad posible (1Ts 2:18). Pero no tenemos ningún registro que demuestre que él lo hubiese logrado. Sin embargo, alrededor de cinco años más tarde, después de pasar tiempo en Éfeso, Pablo visitó otra vez Macedonia. Esto indica que finalmente llegó a visitar a los tesalonicenses de nuevo (1Co 16:5; 2Co 1:15-2:13; Hch 19:21; 20:1-4).

    Cuando Pablo entregó el regalo a la iglesia de Jerusalén, Aristarco y Segundo, miembros de la iglesia de Tesalónica, estaban presentes (Hch 20:4).[2] Demas, cuando desertó a Pablo, fue a Tesalónica (1Ti 4:10).


Procedencia, fechas, autoría, audiencia, e historicidad

    ¿Dónde fue escrita Primera de Tesalonicenses? Algunos eruditos creen que fue escrita en Atenas. Sin embargo, hay varias razones que hacen probable que no se haya escrito en Atenas. En primer lugar, Pablo menciona a Atenas como el lugar desde donde él envió a Timoteo, sugiriendo con ello que probablemente está escribiendo desde un lugar diferente (1Ts 3:1). De lo contrario, ¿por qué mencionarlo? En segundo lugar, el primer registro que se tiene de Timoteo y Silas reuniéndose nuevamente con Pablo está en Corinto (Hch 18:5). Dado que la carta está escrita en forma conjunta por los tres, Corinto es el primer lugar desde el cual se podría haber escrito (2Co 1:19). Es posible que la carta hubiese sido escrita en algún lugar entre Atenas y Corinto. Sin embargo, la mayoría de los estudiosos aceptan que la carta fue escrita en Corinto. Esto refleja el hecho de que Corinto encaja mejor con los datos históricos. Que la carta fue escrita justo después de la llegada de Timoteo a Corinto es sugerido por el tono de una respuesta inmediata (1Ts 3:6-10).

    ¿Cuándo fue escrita Primera de Tesalonicenses? Primera de Tesalonicenses probablemente fue escrita antes de que Galión fuera procónsul de Corinto, desde mediados del año 51 al año 52.[3] ¿Por qué? (1) Se da a entender en la secuencia de los acontecimientos de Hechos 18. Pablo llega primero a Corinto. Después se menciona Galión. (2) La conexión “Pero cuando”[4] en Hch 18:12 indica que Galión comenzó su período de servicio después de que Pablo había llegado a Corinto. Por lo tanto, Primera de Tesalonicenses habría sido escrita antes de esto. Se estima que Pablo estuvo en Corinto en algún momento entre finales del verano del año 50 hasta la primavera del año 52.[5] Muchos creen que la carta fue escrita a principios del año 50 durante la estancia de Pablo en Corinto y entre cuatro a seis meses después de que Pablo dejó Tesalónica.[6] Esto significa que Primera de Tesalonicenses es una de las primeras, si no la más antigua, de las cartas que tenemos que Pablo escribió.

    ¿Quién escribió Primera de Tesalonicenses? Primera de Tesalonicenses fue escrita conjuntamente por Pablo, Silas, y Timoteo (1Ts 1:1). Por lo tanto, en general, los pronombres plurales “nosotros” y “nos”, y el adjetivo posesivo “nuestro”, en lugar del pronombre singular “yo” o del adjetivo posesivo “mi”, se utilizan en todo el libro. Sin embargo, de vez en cuando hay transiciones al “yo” (2:18; 3:5; 5:27). Esto indica que, de los tres autores, el autor principal parece haber sido Pablo (2:18). Sin embargo, debe considerarse que los tres hicieron un aporte significativo a esta carta.

    ¿Para quiénes fue escrita Primera de Tesalonicenses? Primera de Tesalonicenses fue escrita a los convertidos en Tesalónica (1Ts 1:1). Según Hechos, entre los convertidos en Tesalónica se encontraban algunos judíos, un número significativo de mujeres prominentes, y un gran número de gentiles temerosos de Dios (Hch 17:4). El hecho de que judíos y gentiles temerosos de Dios eran conversos se demuestra por la presencia de algunas imágenes del Antiguo Testamento como “el Dios vivo y verdadero”, “el Día del Señor” (aunque es cierto que no hay tantas imágenes explícitas del Antiguo Testamento como en otras cartas, como es el caso de Gálatas). Probablemente hubo gentiles convertidos directamente desde sus orígenes paganos, especialmente porque Primera de Tesalonicenses afirma que “se volvieron de los ídolos a Dios para servir al Dios vivo y verdadero” (1Ts 1:9), aunque esto podría referirse a los gentiles temerosos de Dios. Debido a la inclusión de las “mujeres principales” parece que, al menos, algunos de los conversos eran ricos. En resumen, fue escrito para una audiencia principalmente griega gentil.

    ¿Existen dudas significativas en cuanto a la historicidad de Primera de Tesalonicenses? Naturalmente, debido a la crítica de las formas, ha habido muchas disputas respecto a la veracidad de su texto en el siglo pasado. Estas objeciones, sin embargo, invariablemente, tienen importantes argumentos en contra. Como resultado, la mayoría de los estudiosos de hoy aceptan la historicidad de Primera de Tesalonicenses.[7]


Ocasión: Informe de Timoteo, preguntas de los tesalonicenses e intereses del autor

    ¿Por qué fue escrita Primera de Tesalonicenses? Pablo quiere desesperadamente visitar a los tesalonicenses y proveer lo que falta en su fe (1Ts 3:2; 3:10). Puesto que Pablo fue forzado a irse y ya no era bienvenido en Tesalónica, esta carta es la manera como él se comunica con ellos para suministrarles lo que les falta en su fe. Por lo tanto, su contenido incluye lo que Pablo piensa que les animará y edificará. La “gran idea” que Primera de Tesalonicenses transmite es: A pesar de la persecución, prepárense para la venida de Jesús.

    ¿Cuáles fueron las preguntas que los tesalonicenses tenían? Este interrogante nos obliga a leer entre líneas porque Pablo no se refiere a esas preguntas explícitamente. Sin embargo, sus inquietudes parecían requerir una respuesta urgente dado que Timoteo fue enviado de vuelta de inmediato con la carta de Primera de Tesalonicenses. La identificación de estas preguntas es un ejercicio útil, aunque sea un poco especulativo.

    Dada la evidencia en la carta, es razonable asumir que sus preguntas y preocupaciones incluyen lo siguiente:

1.   ¿Somos escogidos? ¿Cómo podemos estar seguros de que somos elegidos por Dios?       
      (1Ts 1:4).
2.    ¿Es Pablo confiable? Ya que Pablo dejó Tesalónica tan de repente, algunas personas
      dudan de la autenticidad de su mensaje. Lo acusaron de error, engaño, adulación, y          
      codicia (1Ts 2:3-5). ¿Cómo podemos responder a estas acusaciones?
3.   ¿Qué le ocurre a los muertos en Cristo? Algunos de nuestros queridos amigos y
      familiares cristianos han muerto antes de que Cristo haya regresado.
4.   ¿Cuándo vendrá Cristo? ¿Cómo podemos saber cuándo volverá Cristo?
 
    Además, la carta se refiere a algunas de las preocupaciones del autor.

1.   La persecución. ¿Están los tesalonicenses firmes en la fe, a pesar de la persecusión (1Ts      3:2-8)?
2.   Santidad. ¿Están viviendo una vida santa, específicamente en las áreas de la pureza         
      sexual, el amor, el trabajo duro (en oposición a la vagancia), y el honor de unos para otros
      (1Ts 4-5)?
3.   Preparación. ¿Están preparándose para reunirse con el Señor Jesús en su segunda
      venida?


Ubicación, importancia y religión de Tesalónica

    Tesalónica está situada a orillas de una bahía del mar Egeo, al nororiente de Grecia, a unos 150 kilómetros al occidente de la ciudad de Filipos. Hacia el sur y al otro lado de la bahía, se puede ver el monte Olimpo, la mítica casa de los dioses griegos. Unos 500 kilometros más al sur están Atenas y Corinto.

    Tesalónica era la capital de la provincia romana de Macedonia desde el año 146 a.C. Su población era de unas 200.000 personas. A cambio de su apoyo a Antonio y Octavio, se convirtió en una ciudad libre en el 42 a.C. Fue gobernada por un consejo de ciudadanos elegidos, llamados politarcas (politarches, Hch 17:6). Como ciudad libre tenía un trato fiscal preferencial. A Tesalónica la atravesaba la carretera principal, la Vía Egnatia, que iba desde el mar Adriático (conectando así con Roma) hacia Bizancio en el oeste. Además, tenía un puerto protegido por la bahía. Todas estas razones apuntan al hecho de que Tesalónica era una ciudad poderosa, tanto política como comercialmente. Las clases políticas y los ricos querían conservar los privilegios que los gobernantes romanos le habían otorgado.

    Ya que Tesalónica era una ciudad romana, una religión principal era el culto al emperador. Lucas registra que el argumento principal que los judíos de Tesalónica presentaron ante las autoridades gubernamentales era que Pablo estaba abogando por un rey diferente, Jesús, y que esto era contrario a los decretos de César (Hch 17:7).[8] También había un culto escatológico redentor, llamado Cabiris, que tenía similitudes con el cristianismo. Esto puede haber formado algunos intereses tesalonicenses y habría proporcionado un posible punto de referencia para la predicación de Pablo, como lo hizo en Atenas. Algunos conversos iniciales pudieron haber tenido ese trasfondo. Naturalmente estaba presente el panteón griego de los dioses y algunos cultos egipcios. Con toda esta actividad religiosa, había una tendencia hacia el sincretismo.


Temas teológicos centrales

    ¿Intenta Pablo desarrollar temas centrales en Primera de Tesalonicenses? En caso afirmativo, ¿en qué temas principales se enfoca? No solo está Pablo escribiendo a una audiencia dentro de un contexto histórico y cultural; él también es un teólogo escribiendo con un propósito teológico. Pablo elaboró esta carta con el fin de desarrollar tres temas teológicos principales: la venida de Jesús, preparación, y persecución. (1) Venida: Pablo hace hincapié en que la principal meta a la que toda la historia apunta es el retorno de Cristo. (2) Preparación: Como resultado de este evento apocalíptico y escatológico culminante, la primera prioridad de cada individuo es vivir para prepararse para el regreso de Cristo. (3) Persecución: Cada cristiano debe esperar persecución y debe mantenerse firme en su fe hasta la venida de Cristo. Cada uno de estos temas teológicos será considerado a continuación con más detalle.


La venida de Jesús

    ¿Dónde está el tema del retorno de Cristo o su “venida” presente en Primera de Tesalonicenses? El término “venida” (parousia) está presente en todo el libro y es un tema significativo. “Venida” se utiliza de forma explícita tres veces (2:19; 3:13; 5:23); sin embargo, como idea, se percibe en todo el libro. Existen dos largas secciones que tratan la venida de Jesús (4:13-18; 5:1-11). Además, el contenido de cada capítulo tiene como meta la venida de Jesús. Según el capítulo 1, el haber sido elegido implica ser rescatado de la ira en la venida del Hijo (1:10). En el capítulo 2, la motivación para tratar bien a los tesalonicenses es la esperanza, alegría y orgullo del autor cuando Jesús vuelva (2:19). En el capítulo 3, la fe firme de los tesalonicenses, traducida en santidad, será presentada a Dios en el momento de la venida de Jesús (3:13). Según el capítulo 4, debemos esforzarnos para ser santificados porque vamos a estar con el Señor en su venida (4:1-18. Ver especialmente el versículo 17). Según el capítulo 5, por cuanto estamos en Jesús y vivimos con él, debemos prepararnos para su venida (5:1-24. Ver especialmente el versículo 8). En resumen, la venida de Jesús es un tema predominante en Primera de Tesalonicenses.

    ¿Por qué Pablo se enfoca en este concepto? En primer lugar, a través de todas sus cartas, la escatología es reconocida como un tema principal del pensamiento de Pablo. Por “tema”, apuntamos aquí a una idea central básica, en torno a la cual giran sus otros pensamientos. En segundo lugar, los tesalonicenses tenían intriga e interés respecto a la escatología. Específicamente, estaban preocupados por las personas que ya habían muerto y acerca del tiempo de Dios para el regreso de Cristo. En tercer lugar, Pablo quiere enfatizar que la meta principal hacia la que toda la historia está apuntando es la venida de Jesús. Como este es el gran hito y la meta final de la historia, debería ser una expectativa primaria y un hito para cada cristiano.

    ¿Qué caracteriza y distingue la discusión de Pablo respecto a la venida de Cristo en Tesalonicenses, en comparación con otros textos del Nuevo Testamento, incluidas sus otras cartas? Hay varias características distintivas: En primer lugar, un foco importante de toda vida cristiana debe ser la espera de la venida de Jesús (1:10). En segundo lugar, un motivo de orgullo para los cristianos cuando Jesús vuelva son aquellas personas a las que han alentado y edificado en la fe (2:19). En tercer lugar, los cristianos deben procurar santificarse para que puedan ser irreprensibles en la venida del Señor (3:13; 4:3; 5:23-24). En cuarto lugar, Pablo provee la secuencia de eventos durante la venida del Señor (4:13-18). Noten que el momento de la venida del Señor no es una enseñanza distintiva, ni en términos de signos (Mt 24; Mc 13) ni en su aspecto súbito (Mt 24:36-42; Mr 13:32-33; 2P 3:10; Ap 16:15). Parece evidente que las imágenes del ladrón, dormir, y estar despierto en el capítulo 5 vienen directamente de la enseñanza de Jesús en Mateo 24 y Marcos 13. En resumen, una meta principal en la vida de cada cristiano debe ser la venida de Jesús. Este objetivo debe motivar a la santificación personal y a la edificación de otros en su fe.

    Surge entonces la siguiente pregunta crucial: ¿Es la venida de Cristo una prioridad en su vida? ¿Por la mañana cuando te despiertas, piensas “hoy podría ser el día!”? ¿Antes de decir una palabra desagradable evalúas cómo sonará ante Jesús? ¿Si la venida de Cristo fue una meta clave para Pablo, no deben nuestras vidas girar alrededor de ella también?


Preparación

    ¿Dónde aparece el tema de la “preparación” en Primera de Tesalonicenses? Estrechamente ligado al tema del retorno de Cristo o su “venida”, está el tema de nuestra preparación. Los cristianos debemos prepararnos para la venida del Señor. El pasaje principal en el que aparece este tema es 5:1-11. Si bien la palabra “preparación” no aparece en Primera de Tesalonicenses, el concepto de preparación sí está presente en toda la carta. Incluso se puede decir que la permea. “Esperar” a Jesús no es una conducta pasiva, sino activa (1:3, 5, 6, 10). Mientras esperas te preparas. “El caminar de una manera digna de Dios” es prepararse para participar en el reino de Dios y de su gloria (2:12). Una preparación completa incluye la ayuda que debemos brindar en la preparación de otros para la venida de Jesús (ver el capítulo 2, especialmente 2:19). “Preparación” significa mantenerse firme en el Señor (3:8) y amarnos unos a otros (3:12-13). Vives para agradar a Dios y santificarte a ti mismo, porque Jesús va a volver (4:1, 3). Te preparas viviendo consistentemente con “quién es Jesús”, revistiéndote de fe, amor y esperanza (5:8).

    ¿Por qué Pablo se enfocó en este concepto? Una consecuencia natural de su fuerte énfasis en el retorno de Cristo es la necesidad de estar preparados para su regreso. La necesidad de estar preparados es de sentido común, pero también es bíblica y teológica. Curiosamente, con la amplia acogida de las explicaciones sobre el regreso de Jesús por parte de autores como Tim LaHay y Hal Lindsey, del dispensacionalismo y de los excesos de grupos enfrascados en la escatología, parece que otros grupos de cristianos, por ejemplo, los reformados, han reaccionado con una disminución y aun con una pérdida del énfasis en el regreso de Cristo. Este tipo de reacción no es paulino ni cristiano (ni es reformado). El sentido de la vida de un cristiano consiste en vivir con Cristo y esperar su retorno, cuando estaremos plenamente con él y seremos como él. No enfatizar esto es un error abismal en la enseñanza. Yo mismo siento que tengo que arrepentirme de no tener un enfoque más escatológico con mi familia. Si tuvieras que elegir el tema más candente para comunicar en cualquier momento, ¿cuál sería? Pablo sugiere que tal vez debería ser “Jesús viene. Prepárate”. Es evidente que una de las principales motivaciones para Pablo en la búsqueda de la santificación es la escatología (Fil 3:10-14).

    ¿En qué difiere la discusión de Pablo respecto a la “preparación” en Primera de  Tesalonicenses, comparado con el resto del Nuevo Testamento y con sus otras cartas? Ya que Primera de Tesalonicenses se escribe tan cerca de la visita inicial de Pablo, y puesto que no está escrita para corregir errores doctrinales importantes, su contenido puede ser revelador de lo que era la enseñanza inicial misionera de Pablo. Su enseñanza no se limitaba a la muerte y resurrección de Jesús, sino que incluía su regreso repentino, y la necesidad consecuente para el cristiano de priorizar la preparación para su regreso.[9]

    Si tuviera que seleccionar un versículo clave para Primera de Tesalonicenses, combinaría los temas de la venida y de la preparación. Me parece que 1Ts 1:10 logra mejor esta combinación: “y esperar de los cielos a su Hijo, al cual resucitó de los muertos, a Jesús, quien nos libra de la ira venidera” (RVR1960). Este versículo no es una orden, sino una afirmación. Sin embargo, que Pablo lo traiga a primer plano significa que eso es lo que encuentra significativo, es lo que él mismo hace y espera que todos los creyentes hagan. Que lo mencione en el primer capítulo significa que el objetivo de la elección es esperar, aguardar, y anticipar con agrado el regreso del Señor. Esto combina los temas de preparación y de la venida inminente del Señor. Sugiere que todos nosotros deberíamos estar haciendo lo mismo.


Persecución

    ¿Dónde aparece el tema de la “persecución” en Primera de Tesalonicenses? El tercer tema, la persecución, claramente se percibe en los capítulos 1-3 (pero pasa a segundo plano en los capítulos 4-5). Los términos “tribulación”, “oposición”, “hostilidad”, “impedir” (thlipsis, agon) aparecen de forma explícita. Los tesalonicenses imitaron a Pablo, a Jesús, y a las iglesias de Judea en el padecimiento de sufrimiento (1:6; 2:14). Pablo les compartió el Evangelio (2:2) aun en medio de gran oposición. Primera de Tesalonicenses refleja su preocupación sobre el efecto que el sufrimiento de los tesalonicenses había tenido en la fe cristiana que ellos habían recibido (3:3, 7). De hecho, el capítulo 4 sugiere que algunos de los tesalonicenses podrían haber muerto debido a la persecución.

    ¿Por qué Pablo se enfocó en este concepto? Pablo incluyó la persecución, en primer lugar, porque los tesalonicenses estaban viviendo oposición y sufrimiento severos. En segundo lugar, se les recordó que Pablo ya les había enseñado repetidamente que debían esperarlo (3:3-4). En tercer lugar, era una realidad en el mundo grecorromano. Si bien Pablo está feliz porque los tesalonicenses perseveran en la fe, les está asimismo preparando para posibles recurrencias o empeoramiento de la persecución.

    La persecución aparece como un tema a través del Nuevo Testamento. Sin embargo, Primera de Tesalonicenses nos revela la profunda preocupación que Pablo tuvo por los conversos. La suya no era una enseñanza estoica, sino la preocupación de los padres por sus hijos, para que el hijo tenga éxito, a pesar de la oposición. Él temía que los conversos abandonaran su fe. Es muy probable que algunos ya lo hubiesen hecho, y que esto fuera una fuente de angustia para Pablo. Pablo enseña que (1) los cristianos están destinados a sufrir persecución; (2) cuando la sufren, están imitando a otros cristianos y al Señor; y (3) una de las motivaciones principales para perseverar a través de las dificultades es que el Señor regresará.

    Uno de los conceptos repetidos (y mensaje) que uso en las oraciones de la mañana con mis hijos es, “Por favor, ayuda a las personas para que lleguen a conocerle de manera que puedan tener una vida mejor en la tierra y en el cielo”. Primera de Tesalonicenses desafía esta declaración. ¿Es cierto que los cristianos tendrán una mejor vida aquí en la tierra, sobre todo si tenemos en cuenta que Pablo dice que estamos destinados para la persecución? Por un lado, sí, Jesús ha venido a redimirnos, no sólo en el futuro sino ahora. Por otro lado, no; la realidad es que a los cristianos les espera más dificultad, sufrimiento, y tal vez tragedia. Así que ¿estoy creando una expectativa errada en mis hijos de que su fe cristana genera solamente “buenos tiempos”? Creo que necesito comunicar un mensaje diferente, uno que diga que nuestros beneficios en Cristo son mayores que las dificultades, aún la persecución. También debo orar por la iglesia perseguida.


Estructura, marcadores literarios y bosquejo

    Existe una gama amplia de teorías sobre cómo analizar las cartas neotestamentarias. En un extremo se encuentra la posición de que las cartas son sólo una mezcolanza de puntos sin conexión. Esto refleja la forma en que nuestra conciencia parece saltar al azar de un pensamiento a otro totalmente distinto. Tal vez Pablo simplemente dictaba sus cartas sin tener en cuenta un flujo lógico. En el otro extremo se encuentra la posición de que las cartas son argumentos cuidadosamente planificados y documentados. Una gran cantidad de análisis retórico reciente supone que Pablo siguió atentamente modelos retóricos grecorromanos existentes.

    ¿Tiene organización el libro de Primera de Tesalonicenses? Si es así, ¿cuál es? Hay un número de formas de organizar Primera de Tesalonicenses. Una estructura clara y sencilla es ofrecida por las divisiones de capítulos. Esta estructura será defendida en la sección de abajo.

    Primera de Tesalonicenses también se puede dividir en dos partes. La primera mitad se enfoca en la fe de los tesalonicenses en medio de la persecución (1Ts 1-3). La segunda parte enfatiza el estar vigilantes a la luz del regreso de Cristo. Otra división de dos partes se basa en la forma típica que las cartas de Pablo parecen estar estructuradas. Las cartas de Pablo parecen mostrar una división entre doctrina y aplicación.[10] Por ejemplo, Efesios 1-3 y 4-6 o Colosenses 1-2 y 3-4. Por lo tanto, si este modelo se puede generalizar a Primera de Tesalonicenses, parecería que los capítulos 1-3 son acerca de la doctrina y 4-5 son acerca de la aplicación.


Estructura      

    Primera de Tesalonicenses sí muestra evidencia de diseño. Esto indica que Pablo, Silvano, y Timoteo invirtieron tiempo en planificar la carta. ¿Cuál es la evidencia?

    Similitudes entre finalizaciones de secciones. Pablo utilizó una serie de marcadores claves. En cada sección, Pablo lleva al lector a través de un tema y luego termina la sección con referencias a la venida del Señor (1Ts 1:10; 2:19; 3:13; 4:16-17; 5:23). Estos proveen separaciones naturales en la carta y parecen indicar que la carta fue planeada con cinco secciones. Dado que Pablo termina cada sección con el tema de la venida del Señor y vuelve reiterativamente al mismo, este parece ser un punto al que Pablo quiere llamar la atención del lector. Es posible entonces sugerir que la venida del Señor es el tema alrededor del cual se organiza toda la información. La evidencia pues apunta al hecho de que el pensamiento principal, predominante, y subyacente en la mente de Pablo mientras escribía esta carta es la venida del Señor. Esto también significa que el “tema central” o el “corazón” de la carta es la escatología. Dado que la meta es la venida del Señor, cada sección sirve para ayudar a preparar la audiencia para este evento.

    Lógica horizontal y vertical. Otra teoría de análisis literario es que los documentos tienen “lógica horizontal” y “lógica vertical”. Lógica horizontal significa que hay puntos principales dentro del documento y que estos puntos principales están diseñados para fluir consecutivamente uno después del otro. Lógica vertical significa que cada punto principal tiene puntos de apoyo. La existencia de la lógica horizontal y vertical muestra evidencia de diseño.

    ¿Muestra Primera de Tesalonicenses evidencia de lógica horizontal y vertical? Cada una de las cinco secciones sí tiene puntos principales. Por ejemplo, un argumento que se puede hacer es que los puntos principales se encuentran en 1:4, 2:1, 3:2, 4:1 y 5:2. Vea el bosquejo adjunto abajo de los puntos principales.

    ¿Estos puntos principales se relacionan entre sí y fluyen de forma consecutiva? Abierto a debate es si existe progresión horizontal desde un punto principal al siguiente. La evidencia de progresión horizontal es la siguiente. 1. Pablo quiere que los tesalonicenses se mantengan firmes dentro de la persecución (Capítulo 3). 2. Parte de la persecución incluye ataques contra la confiabilidad del ministerio de Pablo. Por lo tanto, Pablo defiende el éxito de su ministerio (Capítulo 2). 3. Parte de la persecución incluye socavar la seguridad de que los tesalonicenses son salvos. Por lo tanto, Pablo les asegura de su elección (Capítulo 1). 4. Debido a la visita de Timoteo (Capítulo 3), hay una serie de puntos que deben ser resaltados en relación con la conducta ética y la escatología (capítulos 4 y 5).

    ¿Existe lógica vertical? Es evidente que hay puntos de apoyo dentro de estos puntos principales.

    Teoría de cartas y la fórmula “Saben”. La estructura estándar de cartas grecorromanas incluía una frase que revelaba (o divulgaba) el propósito de la carta. Normalmente esta fórmula contenía una variación de la palabra “saber”. Puesto que hay una gran cantidad de palabras con “saber” en Primera de Tesalonicenses, la pregunta es: ¿Cuál es la frase con “saber” que revela el propósito de la carta? Dos posibilidades son:

    Opción 1 - La primera frase con la palabra “saber” en 1:4: El argumento aquí es que aunque otras frases con la palabra “saber” que pueden ser relevantes para los propósitos de Pablo, esta es la primera. Ser la primera es significativo, ya que revela la preocupación principal. Si esto es así, entonces el propósito principal de Pablo es asegurar a los tesalonicenses de su elección.

    Opción 2 -  La primera frase con la palabra “saber” en la declaración de 2:1: El argumento aquí es que la frase con la palabra “saber” en el capítulo 1 es introductoria. Si esto es así, entonces el propósito principal de Pablo es tranquilizar a los tesalonicenses de que su visita no fue en vano o un fracaso, sino un éxito rotundo.

    Independientemente de la frase con la palabra “saber” que se seleccione, el punto principal es que estas dos afirmaciones son relacionadas y complementarias. La elección de los tesalonicenses (Capítulo 1) significó que la visita de Pablo fue un éxito (Capítulo 2). Que el ministerio de Pablo en Tesalónica era tan confiable y seguro (Capítulo 2) evidencia que la elección de los creyentes en Tesalónica está asegurada (Capítulo 1).

    Repetición de palabras ¿Existe alguna repetición significativa de palabras o conceptos dentro de Primera de Tesalonicenses? ¿Cómo arrojan luz sobre la intención de Pablo? Hay dos palabras principales que se utilizan dentro del libro: “saber” y “llegar a ser”. “Saber” (oida) ocurre trece veces (1:4, 5; 2:1, 2, 5, 11; 3:3, 4; 4:2, 4, 5; 5:2, 12). “Llegar a ser” (ginomai) se produce doce veces (1:5 (2x), 6, 7; 2:1, 5, 7, 8, 10, 14; 3:4, 5). Estas dos palabras están relacionadas. Pablo dice que “nosotros sabemos (1:4) porque ustedes llegaron a ser (1:6-8)” y “ustedes saben (2:1, 2) porque nosotros llegamos a ser (2:5, 7, 10)”. Por lo tanto, dentro de Primera de Tesalonicenses, Pablo sostiene que una fuente válida de la epistemología (conocimiento) es la acción (en oposición a la doctrina sola).


    Bosquejo

Una de las mejores formas de estudiar un libro es hacer un bosquejo del mismo. La ventaja es que esto ayuda a determinar por ti mismo las ideas principales y las subsidiarias. Después de este paso, mira los comentarios. La desventaja de los bosquejos es que se puede superponer sobre el libro una estructura con la cual el autor no estaría de acuerdo. Esto es cierto para cualquier enseñanza. Por eso es importante hacer el bosquejo cuidadosamente para honrar la intención original del autor.
Probablemente para hacer el bosquejo lo mejor es estudiar una traducción que esté más cerca del griego, por ejemplo, la Biblia de las Américas (LBLA).
El bosquejo del libro sugerido por el autor es el siguiente:

Título: Prepárense para la venida del Señor
I.    Prepárate sabiendo que eres elegido (1:4-10)
II.  Prepárate examinando la fe y la práctica de tu líder (2:1-20)
III. Prepárate manteniéndote firme en la persecución (3:1-13)
IV. Prepárate agradando a Dios (4:1-18)
V.  Prepárate esperando el inminente regreso del Señor (5:1-28)


Conclusión

Primera de Tesalonicenses nos proporciona mensajes claves que Pablo tenía para una nueva iglesia y una descripción del tipo de enseñanza que proveyó inicialmente en sus viajes misioneros. El libro se enfoca en los esfuerzos de Pablo para ayudar a los nuevos creyentes a prepararse para la venida del Señor a pesar de gran adversidad y persecución. Pablo muestra una imagen del enorme cuidado pastoral que tenía por los conversos y el enorme esfuerzo que hizo para divulgar y no impedir el Evangelio. Al hacerlo, nos ha dejado un libro de principios para ayudarnos a vivir vidas que agradan a Dios, para evaluar nuestras vidas, y para impulsarnos a colaborar aún más en el Reino de Dios.
El punto principal que Pablo repite una y otra vez es que debido a que Jesús viene, hay que prepararse. Hay que prepararse examinando quiénes hemos llegado a ser. Hay que prepararse examinando la fe y la práctica de nuestros líderes. Hay que prepararse perseverando en la persecución. Hay que prepararse viviendo para agradar a Dios. Hay que prepararse esperando la venida inminente de Jesús.

 
Bibliografía

Carson, D.A., y Moo, Douglas. An Introduction to the New Testament. Grand Rapids, MI: Zondervan, 2005.
 
Fee, Gordon D. The First and Second Letters to the Thessalonians. Grand Rapids, MI: Eerdmans, 2009.
 
Bruce, F. F.  1 & 2 Thessalonians. Grand Rapids, MI: Zondervan, 1982.
 
Henry, Matthew. Commentary on 1 Thessalonians. Bibleworks software edition.
 
Holmes, Michael W. 1st and 2nd Thessalonians. Grand Rapids, MI: Zondervan, 1998.
 
Ridderbos, Herman.  El pensamiento del apóstol Pablo. Grand Rapids, MI: Libros Desafío,      2000.
 
[1] Cf. F. F. Bruce, 1 & 2 Thessalonians (Grand Rapids, MI: Zondervan, 1982), xxiv y xxvii. El gobierno de la ciudad podría fácilmente haber encontrado base para la queja de que “estos que han trastornado el mundo han venido acá también” (Hch 17: 6), ya que el emperador Claudio había expulsado recientemente a los judios de Roma debido a los alborotos que tuvieron lugar aproximadamente en el año 49.
[2] Este viaje ocurrió aproximadamente en el año 57. Ver Bruce, 1 & 2 Thessalonians, xxv-xxviii.
[3] Gordon Fee, The First and Second Letters to the Thessalonians (Grand Rapids, MI: Eerdmans, 2009), 4. Bruce, 1 & 2 Thessalonians, xxxv.
[4] Muchos traductores prefieren la expresión: “Pero cuando Galión llego a ser procónsul” en vez de la redacción: “Pero siendo…”.
[5] Bruce, 1 & 2 Thessalonians, xxxv.
[6] D.A. Carson and D. Moo, An Introduction to the New Testament (Grand Rapids, MI: Zondervan, 2005), 543. Bruce fija la fecha de la carta tarde en el año 50. Véase Bruce, 1 & 2 Thessalonians, xxi.
[7] La mayor objeción tiene que ver con la autenticidad de 1Ts 2:16. (1) Que Pablo sea tan duro con los judíos se dice que es incompatible con pasajes como Ro 9:3. Sin embargo, Pablo es muy severo con los judíos que impiden o tuercen el evangelio (Ga 1: 8-9). Por lo tanto, Pablo está celoso de que su nación llegue a conocer a Jesús, pero rechaza al subgrupo que está en contra de Jesús. (2) Algunos argumentan que esta sección puede haber sido añadida después de la caída de Jerusalén, porque “la ira (de Dios) ha venido sobre ellos hasta el extremo” (2:16b).
[8] Para tener una idea sobre cómo los romanos percibían al cristianismo como una amenaza para el orden social establecido, ver las citas de Celso en “Orígenes Contra Celso”.
[9] Apocalipsis 14:13 (RVR1960): “Y oí una voz que me decía desde el cielo: Escribe: ‘Bienaventurados de aquí en adelante los muertos que mueren en el Señor’. Sí, dice el Espíritu, descansarán de sus trabajos, porque sus obras con ellos siguen”. La fe obra. Preguntas de aplicación: ¿Cuáles obras estamos acumulando? ¿Cuáles obras nos seguirán?
[10] Esto también se puede llamar “indicativo” e “imperativo”. “Indicativo” significa “nuestra posición en Cristo”. Apunta a lo que somos en Cristo. “Imperativo” significa “lo que tenemos que hacer en Cristo”. Imperativos sin el indicativo son meramente moralismo, que no es cristiano. Cf. Herman Ridderbos, El pensamiento del apóstol Pablo (Grand Rapids, MI: 2000), 331-337.