:: VIGILADA MINEDUCACIÓN ::
Sábado, Enero 20, 2018
Síguenos

Presentación del Pregrado

 

La FUSBC se propone formar teólogos que hagan de su educación una herramienta de servicio en la misión que desempeñen en sus vidas, transformando sus entornos personales, familiares y sociales a la luz del evangelio. Procura formar teólogos comprometidos en acompañar tanto el crecimiento numérico de las iglesias evangélicas, como la profundización en la fe que se profesa.

Nuestra propuesta teológica se fundamenta en las siguientes premisas:

1.  La existencia de un solo Dios, creador, sustentador, redentor y juez de su creación, quien existe eternamente en tres personas: Padre, Hijo y Espíritu Santo.

2. Ese Dios puede ser conocido. Se ha  revelado en la historia, culminando con la revelación en Jesucristo (He. 1:1,2). La Biblia es el registro de esta revelación. Esto justifica la formación teológica y bíblica, y establece la centralidad de la Biblia en el programa de Teología.

3. La iglesia como espacio natural de la actividad teológica. La teología no sólo se nutre de la actividad académica, sino de la vida misma de la iglesia. De allí la importancia de la práctica ministerial del estudiante de Teología, que lo mantiene vinculado a la iglesia mientras crece en su formación académica bíblico-teológica.

4. La iglesia en proceso de reforma y renovación. Este es un principio fundamental de la teología surgida de la Reforma protestante: una iglesia siempre en proceso de realización, siempre abierta a la acción renovadora del Espíritu y de la Palabra de Dios. El estudio de la historia de la iglesia permite reconocer el actuar del Espíritu y la Palabra que le ha concedido vivir su misión en medio de la falibilidad humana y en tiempos de crisis y cambios. Esta conciencia histórica no sólo avala vivir desde la fragilidad, sino que imparte esperanza.

5. El sacerdocio universal de los creyentes. El ministerio y la misión de la iglesia son responsabilidad de todos los creyentes. Por tanto, la formación teológica no se imparte sólo para ejercer labores de dirección pastoral, sino de otros ministerios como la enseñanza, la labor social y la misma producción académica.
 
En conclusión, nuestra propuesta de educación teológica apunta a capacitar ministros aptos para las tareas pastorales, educativas y sociales necesarias en la formación del pueblo de Dios para el cumplimiento de su misión en el mundo, para posibilitar la formación de comunidades eclesiales maduras que expresen a nivel local la realidad del reino de Dios